Menestra de invierno

¡Hola Canallas!

15022020-img_4473_zpsqoxoeatgComo sabéis, soy un firme defensor de consumir alimentos de temporada. Las razones son muchas: mejor precio, mejor sabor, menor huella ecológica…Al final, como con casi todo, la globalización tiene sus cosas negativas y sus cosas positivas. ¿Es positivo comernos un tomate en Diciembre, aunque sepa a nada y lo paguemos a precio de oro? Para mi no, pero esto es cuestión de gustos.

Lo que es innegable que, sobre todo en las verduras, lo ideal es consumirlas en su punto optimo de maduración natural, es decir, en temporada. La naturaleza es muy sabia y, cuando una planta crece en su estado natural, o con pocos cuidados, en una época y lugar determinado, es por algo.

Y esta es una de las ventajas de poseer de un pequeño terreno donde cultivar lo que toca cuando toca. No es necesario que te conviertas en agricultor con tu gorrito de paja y te lances al mundo rural: compra en un mercado, pregunta, mira la procedencia de tus productos y, sobre todo, aprende.

Esta pequeña introducción no tiene como objeto rellenar hueco o haceros perder el tiempo. En sí, es una explicación de esta receta, donde solo he utilizado productos de temporada (y muchos de ellos cultivados por mi). Ojala sirva para demostraros que se pueden hacer cosas muy chulas y apetecibles respetando los ciclos naturales de cada producto.

Sin más, vamos con la receta. ¿Te apetece? apunta los ingredientes:

Ingredientes (4 raciones)

-1/2 romanesco

-1/2 coliflor

-1 cebolla

-2 cebolletas

-1 boniato

-200 gr. de espinacas

-4 coles de bruselas

-1 remolacha

-1 puerro

-8 castañas

-Sal, pimienta blanca y AOVE

15022020-img_4476_zpsxifi5nueEn primer lugar vamos a preparar un caldo de verduras. Con una puntilla, cortamos arbolitos de romanesco y de coliflor. Reservamos los más bonitos en la nevera. En una olla, ponemos agua, la cebolla, el puerro y los tallos y partes menos nobles del romanesco y la coliflor. Ponemos a cocer a fuego medio durante unas dos horas, aproximadamente. Pasado este tiempo, colamos el caldo (Reservar las verduras cocidas para una crema), lo ponemos a punto de sal y lo dividimos en dos partes. Una de ellas, servirá para escaldar las verduras. La otra nos servirá para hacer una salsa de un color verde intenso y muy sabrosa.

Ponemos a hervir la parte que hemos reservado para la salsa, y añadimos 100 gr de espinacas. Dejamos cocer unos 10 minutos. Sacamos del fuego, añadimos el resto de las espinacas y trituramos. Aliñamos y reservamos hasta el momento de servir. La textura tiene que ser mas fina que la de una crema, pero con cierta consistencia, vigilad la cantidad de agua que ponéis.

En Thermomix, ponemos las mismos ingredientes en el vaso y agua, y programamos temp. 80 ºC, vel. 3, 2 horas. Colamos y separamos la mitad del caldo. Añadimos la mitad de las espinacas y programamos 10 min. más. Pasado el tiempo, sacamos el agua que necesitemos para lograr la textura deseada y añadimos las espinacas restantes. Trituramos a golpe de turbo.

15022020-img_4474_zpslann6l9sUna vez tenemos el caldo, vamos a asar la remolacha, el boniato y las castañas. Encendemos el horno a 180 ºC y envolvemos el boniato y la remolacha en papel de albal con un poco de AOVE y sal. Hacemos un corte en forma de cruz en la base de las castañas y las metemos en una rustidera. Metemos todo al horno precalentado y programamos 15 min. Pasado el tiempo, damos vuelta a las castañas y programamos 15 min. más. Sacamos las castañas y comprobamos que el boniato y la remolacha estén asados, dependiendo del tamaño pueden necesitar más tiempo. Dejamos templar y pelamos todo.

15022020-img_4480_zpsd0c6g9y2Una vez pelado, cortamos la remolacha y el boniato en dados del mismo tamaño, y las castañas a la mitad.

Para las coles de bruselas, las abrimos a la mitad y les damos un golpe fuerte en la parrilla, hasta que estén bien doradas.

Confitamos en aceite las cebolletas, que habremos cortado en cuartos. Ponemos aceite para que las cubra en un cazo y lo calentamos, sin que hierva. Apagamos el fuego y las dejamos dentro como media hora, o hasta que estén blandas.

Ponemos en una olla el caldo de verduras que teníamos reservado y lo llevamos a ebullición. metemos nuestros arbolitos de romanesco y de coliflor y los escaldamos 30 segundos, pasándolos inmediatamente a agua fría para cortar la cocción y fijar el color.

A la hora de emplatar, calentamos todos los elementos. Disponemos un poco de salsa verde en la base y las verduras colocadas de la forma que más nos guste. Terminamos con sal en escamas, pimienta blanca y un buen chorrito de AOVE de confitar las cebolletas.

Ya tienes una receta sana, sabrosa, con un montón de texturas y colores y, encima, con productos de temporada y muy económicos, ¿se puede pedir más?

¿Te ha gustado la receta? ¿Sueles usar productos de temporada? ¿Cual es el que más te gusta de esta época del año? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes: si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina.

15022020-img_4475_zpsyfqhvg2e