Cheese cake de mozzarella y ricotta con mermelada de tomate

¡Hola Canallas!

Esta semana terminamos nuestro menú dedicado al tomate. Y lo hacemos, como no podía ser menos, con un postre: una deliciosa tarta fría de queso mozzarrella y ricotta, coronada con una mermelada de tomate que hará las delicias de los más golosos.

deqq1wLa combinación de estos dos quesos de origen italiano es espectacular, tanto en dulce, como en salado. Su textura suave y untuosa, junto con un sabor muy láctico, hacen que sean perfectos para nuestra cheesecake. De hecho, su sabor delicado permite que la mermelada de tomate sea el protagonista auténtico de esta receta. La combinación de queso y tomate no es, ni mucho menos, nueva. Tenemos recetas como la ensalada caprese, por ejemplo, o, incluso, la pizza margarita, que ya aprendimos hacer en este post. Pero, en elaboraciones dulces, no es tan habitual y, he de decir, que el resultado es espectacular.

Dulce, aromático y fresquito, ¿qué más se le puede pedir a un postre en esta época del año? Pues que, encima, es fácil de preparar. Con una buena mise en place, lo tienes en menos de 3 horas, con el reposo incluido. ¿Te animas a prepararla con nosotros? Ya sabía yo que si. Pues, venga ¡vamos con los ingredientes!

Ingredientes (5 raciones)

Para la base

-400 gr. de galletas tipo Digestive

-150 gr. de mantequilla

-1 cdita. de albahaca seca

Para el cheesecake

-350 gr. de queso ricotta

-500 ml. de nata para montar (35% m.g.)

-250 gr. de mozzarella fresca bien escurrida

-6 hojas de gelatina

-100 gr. de azúcar

Para la mermelada de tomate

-1 kg de tomate bola maduro

-250 gr. de azúcar blanco

-250 gr. de azúcar moreno

-1 limón

25am1p1En primer lugar, vamos a preparar la mermelada de tomate. Si no os apetece poneros, las hay en bote bastante correctas, aunque nada mejor que una hecha en casa. Además, con las cantidades de la receta, sale bastante y puede conservarse muy bien embotando. Quitamos los “rabitos” al tomate y las partes más verdes y los cortamos en cubos. Nosotros los vamos a utilizar con piel y semillas, mucho más fácil y auténtico. Mezclamos los trozos de tomate junto con los dos tipos de azúcar y dejamos reposar en la nevera sobre un colador para que el tomate pierda el exceso de agua. Pasado este tiempo, ponemos la mezcla en una olla junto con el zumo de limón y cocemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir. Saldrá una especie de espuma que debemos retirar y, a partir de este momento, bajamos a fuego suave y cocinamos, removiendo de vez en cuando, durante 30 – 45 minutos, hasta que veamos que adquiere consistencia de mermelada. Tened en cuenta que, cuando se enfríe, quedará bastante más espesa, así que no dejéis que evapore todo el agua. Dejamos reposar en la nevera.

En Thermomix, metemos los tomates enteros en el vaso y picamos a velocidad 5, 10 segundos. Vertemos a la mezcla el zumo del limón y el azúcar, y programamos 45 – 60 min a velocidad 3, temperatura 90 Cº.

152dl6rVamos a preparar la base de la tarta. Ponemos la mantequilla en un cazo y fundimos a fuego muy suave, vigilando que no se queme. Picamos bien finas las galletas y añadimos la mantequilla fundida. Mezclamos bien y vertemos la masa sobre un molde bien encamisado con papel sulfurizado. Con la ayuda de una cuchara, extendemos la mezcla hasta cubrir todo el fondo de manera regular. Reservamos el molde en la nevera.

En Thermomix, metemos las galletas en el vaso y programamos 10 segundos, velocidad 9. Añadimos la mantequilla semi fundida y programamos 10 segundos velocidad 3. Seguimos los mismos pasos que el punto anterior.

Para la cheese cake, ponemos la nata junto con el azúcar a calentar en una olla hasta que se integre completamente. Añadimos la mozzarella bien escurrida y cortada a grosso modo y seguimos calentando hasta que se funda completamente. A continuación, añadimos la gelatina previamente hidratada y removemos hasta su completa disolución. Apagamos el fuego y añadimos la ricotta hasta que se funda por completo. Colamos la mezcla y vertemos con mucho cuidado sobre la base de galletas que teníamos refrigerada. Metemos a la nevera hasta que la gelatina cuaje, al menos 3-4 horas, aunque si lo haces de un día para otro te aseguras de que esté perfecta.

En Thermomix, ponemos la nata y el azúcar en el vaso y programamos 5 min, vlocidad 3, temperatura 90º. Añadimos la mozzarella por el bocal y volvemos a programar 5 min., vel. 3, temp 90ºC. Introducimos la gelatina hidratada y programamos vel 3. temp. 60 ºC, 5 min. Añadimos la ricotta y programamos vel. 3, 2 min, sin temperatura. Cuando esté todo bien integrado, programamos vel. 9, 30 segundos y colamos.

ffbr45Transcurrido el tiempo, desmoldamos con cuidado y servimos la mermelada de tomate de manera individual sobre cada trozo. Rallamos un poco de limón por encima y terminamos con unas hojitas de hierbabuena. ¡Y ya está!

Os animo a que la preparéis en casa, seguro que se convierte en uno de vuestros postres favoritos, tanto por su sabor, como por lo fácil y rápido que se prepara. No os dejará indiferentes.

¿Te ha gustado la receta? ¿Preparas algún postre donde el tomate sea el auténtico protagonista? ¿Qué opinas sobre estos menús temáticos, te parecen interesantes? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes: si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina

2ueili1