Helado de té matcha con galleta de jengibre y crujiente de chocolate

¡Hola Canallas!

Esta semana terminamos nuestro paseo por el Lejano Oriente con un postre, como no podía ser otra forma. Vamos a preparar un helado, pero no uno cualquiera, vamos a utilizar el té matcha como protagonista, desde mi parecer, uno de los mejores ingredientes que podemos encontrar en la gastronomía asiática. Y no solo por su sabor que, para los que somos amantes del té, nos encanta; también por su vibrante color y, sobre todo, por sus características nutricionales. Para compensar su sabor fuerte y ligeramente amargo, lo vamos a acompañar con una base de galletas de jengibre, dulces y especiadas. Y para terminar, lo coronamos con unas finas láminas de chocolate negro crujientes que se derriten en la boca. ¿Qué más se puede pedir? Pues si además de estar rico, te cuida, lo tenemos todo para una deliciosa receta.

xax85hEste té de origen japonés es una extraordinaria fuente de antioxidantes, minerales, vitaminas y aminoácidos como la L-teanina, que nos relaja y nos da energía sin “efecto rebote”, como pasa con otros estimulantes como el café o el té a la manera occidental. Existen estudios científicos que atribuyen la longevidad de la población de Okinawa (Japón) al consumo regular de esta bebida.

La principal diferencia frente a nuestro té es que nosotros infusionamos en agua la hoja seca, por lo que no aprovechamos todos los nutrientes que en ella se encuentra y, además, el sabor es menos intenso. Con el té matcha se consume la hoja entera, previamente seca y machacada hasta convertirla en un polvo fino que se mezcla con agua. Esto hace que el contenido en, por ejemplo, antioxidantes, sea 10 veces mayor que en una taza de te “normal”, y ni que decir que el sabor es completamente diferente, siendo mucho mas pronunciado e intenso.

Bueno, pues sin más, vamos a empezar con la receta ¿te quedas? ¡Pues aquí vienen los ingredientes!

Ingredientes (6 raciones)

-200 ml. de leche entera

-300 ml. de nata 35% m.g.

-80 gr. de azúcar

-20 gr. de té matcha

-3 yemas de huevo

-12 galletas de jengibre

-100 gr. de chocolate 60% cacao

345o7pfEn primer lugar batimos las yemas junto con el azúcar hasta que estén bien integradas y reservamos. En un cazo ponemos a hervir la leche y, cuando coja temperatura, añadimos el té hasta que esté completamente disuelto. Retiramos del fuego y lo añadimos, sin parar de remover con unas varillas, a la mezcla de huevo y azúcar. Una vez integrado, ponemos a calentar de nuevo a fuego suave hasta que la mezcla espese ligeramente. Retiramos del fuego y reservamos en frío.

Montamos la nata ligeramente y, con la ayuda de una espátula, la añadimos a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Metemos en un recipiente hermético y congelamos durante, al menos 5 horas. Es importante que cada hora saquemos el recipiente y removamos ligeramente para evitar que se formen cristales de hielo demasiado grandes y nos quede un helado suave y mantecoso.

2s652xkSi lo hacemos en Thermomix, añadimos las yemas y el azúcar al vaso y programamos 30 segundos, velocidad 4 sin temperatura. Calentamos la leche junto con el té y añadimos por el bocal con la máquina funcionando a velocidad 3, temperatura 80 ºC hasta que la mezcla espese (unos 2-3 minutos). Montamos la nata y seguimos los mismos pasos.

Para la lámina de chocolate, trituramos y fundimos en microondas o baño maría y atemperamos un poco. Vertemos el chocolate fundido sobre un papel de horno y refrigeramos hasta que lo vayamos a utilizar.

Para la base de galletas, simplemente las trituramos a mano hasta obtener un polvo grueso.

Para emplatar, ponemos en la base un poco de polvo de galletas y encima una bola de helado. Partimos unos trozos irregulares de chocolate y los ponemos encima. Sirve inmediatamente, antes de que el chocolate se funda.

¡Y ya lo tenemos! Una receta sencilla, rica, diferente y que te cuida. ¿Se puede pedir algo más?

¿Te ha gustado la receta? ¿Conocías las propiedades del té matcha? ¿Lo habías tomado en forma de helado? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes, si se acaba el mundo…que nos pille en la cocina.

2agkxug