Blinis de salmón

¡Hola Canallas!

Tengo que confesaros que esta semana descubro una nueva receta con vosotros que ya 9pylvahabía comido antes pero que, por pitos o flautas, nunca me había atrevido a preparar en casa. A raíz de un taller en el trabajo, en el que tenía que demostrar las bondades de una sartén anti adherente y de una placa portátil, decidí liarme la manta a la cabeza y hacer esta receta que requiere de un menaje de cocina de calidad. Y como me gusta ser fiel a la receta tradicional, a pesar de las modificaciones “canallas”, conté con una compañera de origen ruso de ayudante que me enseño los secretos de este plato que, con un poco de maña, es muy sencillo de preparar. Nuestros clientes quedaron encantados y, además, aprendí a preparar estas tortitas suaves, deliciosas y muy versátiles…¡qué más se puede pedir!

Sobre la historia de los blinis, parece ser que tienen relación con la antigua celebración de la fiesta pagana de Maslenitsa, aunque su origen como tal, se remonta mucho más atrás en el tiempo: según los historiadores, los egipcios, hace 5000 años, hacían una especie de tortita similar con leche agria. Es un plato que, aunque siempre se ha asociado a Rusia, es muy común en diferentes culturas. Aunque los nombres sean diferentes, la base es la misma: una porción de masa muy líquida hecha con harina y leche que se fríe en una sartén por ambos lados, hasta que está ligeramente doradas y que se pueden comer tal cual o rellenas, ya sea de ingredientes dulces o saldados.

Ya se llamen blinis, pancakes, crepes o como tu quieras, no me podrás negar que es una receta fácil, sana, rica y que te sacará de más de un apuro en algún picoteo informal con amigos o familiares.

Pues, sin más, vamos con la receta. ¡Ves calentando tu mejor sartén porque empezamos ya!

Ingredientes (10 tortitas aprox.)

Para los blinis:

-1 huevo

-500 ml. de leche entera

-50 gr. de mantequilla en pomada

-250 gr. de harina

-1 cdita. de azúcar

-1 cdita. de sal

-1 cdita. de impulsor químico

Para los rellenos:

Salmón y aguacate:

-150 gr. de salmón ahumado

-1 aguacate maduro

-1 manzana verde

-1 puñado de cilantro fresco

-1/2 lima

-1 poco de sal y chile molido.

Mango y salmón:

-1 mango maduro

-1 vaina de vainilla

-150 gr. de salmón ahumado

-1 poco de sal y pimienta blanca

Queso y salmón:

-150 gr. de salmón ahumado

-150 gr. de queso curado

-50 ml. de nata para cocinar

-1 manojo de eneldo fresco

-6 rodajas de pepinillos en vinagre

En primer lugar, vamos a preparar los rellenos.

2uepch4Para el de de aguacate y salmón: trituramos en nuestra procesadora de alimentos el aguacate, la manzana y el zumo de la lima hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos el salmón picado a cuchillo junto con el cilantro. Salpimentamos y reservamos en la nevera.

Para el de mango y salmón: Pelamos el mango y trituramos ligeramente junto con las semillas de la vaina de vainilla. Añadimos el salmón picado a cuchillo y salpimentamos. Reservamos en la nevera

Para el de queso y salmón: Calentamos la nata y añadimos el queso rallado. Fundimos y quitamos del fuego. Añadimos el eneldo fresco picado, los pepinillos y el salmón cortado a cuchillo. Mezclamos bien y reservamos en la nevera.

Mientras que nuestros rellenos maduran y cogen sabor, vamos a preparar la base de esta receta, los blinis. En un bol mezclamos el huevo batido con la leche y salpimentamos. Añadimos la mantequilla en pomada y la harina, poco a poco, hasta obtener una masa bastante líquida y sin grumos. Calentamos una buena sartén anti adherente con unas pinceladas de mantequilla a fuego medio y añadimos, con un cucharón una porción de masa que cubra todo el fondo. Cuando comiencen a salir burbujas en la masa, damos la vuelta con ayuda de una espátula y cocinamos ligeramente. sacamos la tortita y la colocamos en un plato plano. Repetimos el proceso hasta acabar con la masa y, cuando los blinis estén fríos rellenamos, enrrollándolos como si fueses los típicos wraps que todos conocemos.

¡Y ya está! Ahora solo nos queda disfrutarlos con una buena compañía, al rededor de una maesa llena de risas e historias, cargadita de “buen rollo”. ¡Ah! se me olvidaba! si el primer blin no te sale, no te preocupes, es completamente normal e, incluso, en Rusia, una tradición. Como diría mi amiga Elena en perfecto ruso: “Первый блин комом” o “el primer blin nunca te sale bien”. Прия́тного аппети́та! o buen provecho.

¿Te ha gustado la receta? ¿Conocía los blinis? ¿Los prefieres con relleno salado, dulce o solos? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes, si se acaba el mundo…que nos pille en la cocina.

286s5mu