Mini pestiños

¡Hola Canallas!

Esta semana tenemos un postre tradicional para terminar nuestro menú de Pascua y, a

fonlu8
diferencia del año pasado, no son torrijas: Pestillos, pero en formato mini. Estos dulces, típicos se Semana Santa y Navidad, están hechos a base de masa de harina, aceite y licor que se fríe en aceite de oliva, y son típicos de casi toda la Península: los encontramos en Extremadura, en Andalucía…incluso, fuera del país, también encontramos dulces similares a lo largo del Mediterráneo: Marruecos, Grecia, Italia…El denominador común son los ingredientes, pero se diferencian por su forma y por como se endulzan, ya que la masa no suele llevar azúcar y se suelen pasar, una vez fritos, por miel, azúcar, panela o almíbar.

Las primeras referencias escritas de este dulce en nuestra historia se remontan al siglo XVI, concretamente a 1528 en la “La Lozana andaluza” de Francisco Delicado. Al parecer, por las numerosas referencias literarias de las que disponemos comparándolo con otras recetas, podemos pensar que era un dulce bastante común. Aparece también mencionado en el sainete anónimos “Los Locos de Mayor Marca”, de 1791, en “El Sombrero de Tres Picos” de Pedro Antonio de Alarcón en 1874, al igual que en la obra de Miguel de Cervantes. A pesar de todo, el origen de este dulce se puede remontar a época romana, derivado de los “frictilia”, pasteles fritos que se ofrecían al dios Sileno durante las Saturnalias. Posteriormente y, quizás por aportación del mundo árabe, se empezó a bañar en miel y acompañarlo de numerosas especias.

Sobre los valores nutricionales…mejor no hablamos. Tu solo come y disfruta, que ya contaremos calorías más tarde. El formato mini de esta receta lo hace idoneo para acompañar un buen café y, precaución: la bandeja puede bajar peligrosamente rápido, son como pipas.

¿No te lo crees? Pues anímate y prepáralos tu mismo…¡Aquí tienes los ingredientes!

Ingredientes (20 unidades aprox.)

-250 gr. de harina de trigo

-75 ml. de vino blanco dulce

-500 ml de aceite de oliva suave

-1 piel de limón

-1 piel de naranja

-1 cda. de semillas de anís

-200 gr. de azúcar

-5 cdas. de canela molida

-Sal

En primer lugar, vamos a aromatizar el aceite. En un cazo, lo calentamos a fuego suave junto con las pieles de los cítricos y los anises, ligeramente machacados con el mortero. Pasados unos 3 ó 4 minutos, retiramos del fuego y quitamos las pieles del limón y la naranja. Separamos 75 ml. y reservamos el resto.

149qtdh

En un bol, mezclamos la harina con el vino, los 75 ml. de aceite templado, los anises fritos y una pizca de sal, y removemos hasta obtener una masa homogénea. Sacamos del bol y trabajamos a mano hasta que esté lisa y manejable. Reservamos tapada con un paño a temperatura ambiente durante, mínimos, 30 minutos.

Pasado este tiempo, extendemos con ayuda de un rodillo hasta tener una plancha de unos 3-4 mm. de grosor, y cortamos cuadrados con un cuchillo o un cortapastas. Plegamos en sus puntas opuestas y sellamos con los dedos humedecidos en agua.

Ponemos el resto del aceite a calentar a fuego medio y vamos friendo los pestiños en tandas de 2 ó 3 unidades, hasta que estén ligeramente dorados. Vamos retirando a un papel absorbente.

En un bol, mezclamos el azúcar con la canela y vamos rebozando los pestiños todavía calientes. También los podemos pasar por miel, si nos gusta más. Y…eso es todo: sencillo, fácil de hacer, tradicional y, sobre todo, muy muy rico. ¿Te vas a resistir a prepararlos?

¿Te ha gustado la receta?¿Conocías el origen de este dulce?¿Conoces más variedades a las que te he comentado? Cuéntamelo en los comentarios, dale a me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, si se acaba el mundo…que nos pille en la cocina.

10ql4jb