Peras al vino blanco y especias con lámina de chocolate blanco a la pimienta

¡Hola Canallas!

Esta semana nos toca postre y, para no desentonar con nuestras dos recetas anteriores, también vamos a utilizar vino para su elaboración. En este caso un vino blanco dulce que hará de nuestras peras un auténtico manjar.

He de confesar que las peras al vino es uno de mis postres favoritos, normalmente21012018-IMG_3320 cocidas en vino tinto, hasta que hace poco decidí probarlas con vino blanco…y ganan bastante enteros. No es un sabor tan contundente, por lo que se abre a nuevos paladares a los que no les gusta en exceso el marcado sabor del vino tinto. Además, al acompañarlo con especias, obtenemos nuevos aromas y matices, coviertendo este plato en un postre fresco, delicado y actual, como la cocina que nos gusta.

En cuanto a la pera, hay que decir que es un fruto muy bajo en calorías, por lo que es apta para la mayoría de dietas (53 cál. por cada 100 gramos) que tan presentes están tras los atracones navideños. Por si fuera poco, es además una fuente de vitaminas del grupo B, A y C, y es rica en minerales como el calcio, fósforo, magnesio y potasio. Para terminar, su alto contenido en fibra la hace perfecta para regular el transito intestinal…¡y encima está deliciosa!

¿Te quedas con nosotros y preparamos la receta? ¿Si? ¡Pues apunta, apunta, que vienen los ingredientes!

Ingredientes (4 raciones)

-4 peras conferencia no muy maduras

-750 ml. de vino blanco dulce

-250 ml. de agua

-100 gr. de azúcar

-1 vaina de vainilla cortada a la mitad

-2 clavos de olor

-4 anises estrellados

-5 granos de pimienta negra

Para la lámina de chocolate blanco

-200 gramos de chocolate blanco de calidad

-1 pellizco generoso de pimienta negra molida

21012018-IMG_3334En primer lugar, vamos a preparar las peras. Con un cuchillo, hacemos un corte en la base, lo justo para que se aguanten de pie. Las pelamos con cuidado intentando mantener al máximo su forma original (os recomiendo usar un pelador) y sin cortar el rabito. Reservamos en agua fría.

En una olla amplia, añadimos el vino, el agua, la vainilla, el clavo, la pimienta y el anís estrellado y llevamos a ebullición. Introducimos las peras y cocemos a fuego medio-bajo hasta que estén blandas. Esto dependerá del tamaño de las peras, en mi caso fueron unos 40 minutos, pero tendréis que pincharlas hasta que no hagan resistencia para comprobarlo.

Sacamos las peras y reservamos en frío. Añadimos el azúcar al vino y dejamos reducir hasta formar una especie de almíbar. Una vez tengamos la textura deseada, colamos y reservamos en frío. Hay que tener en cuenta que, al enfriarse, el almíbar quedará más espeso.

Para la lamina de chocolate, lo fundimos al baño María o en el microondas siguiendo las 21012018-IMG_3318instrucciones del fabricante. Dejamos que se temple ligeramente y lo vertemos a un papel sulfurizado. Colocamos otro papel encima y, con la ayuda de un rodillo, alisamos hasta conseguir un par de milímetros de grosor. Metemos en la nevera y dejamos solidificar. Una vez esté algo más frío, retiramos el papel de arriba, precortamos con una puntilla afilada y espolvoreamos pimienta negra generosamente. Metemos en el congelador hasta la hora de servir.

Para emplatar, ponemos un poco de almíbar en la base y la pera encima. Hacemos un corte transversal en un lateral e introducimos nuestra lamina de chocolate. Servimos inmediatamente.

¡Y ya está! Rico, sencillo, barato, diferente y sano…todo lo que un postre debería de tener, y más después de tanto mazapán, turrón y roscón.

¿Te ha gustado la receta? ¿Habías preparado recetas al vino antes? ¿Cómo las hicisteis? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y como siempre, ya sabes: si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina

21012018-IMG_3329