Risotto de langostinos y Lambrusco

¡Hola canallas!

Hoy tenemos otra receta de aprovechamiento navideño para que no tengáis que tirar nada. Y es que estas recetas me encantan: no sólo son beneficiosas para nuestros bolsillos, también lo son para nuestro planeta y los que en él habitamos. ¿Sabías que con la comida que se tiró en 2017 se podría haber cubierto la cena de Nochebuena de 2 millones de familias? Un total de 76 kg. de comida por hogar que se tiran 02012018-IMG_3275anualmente…casi ná. Empecemos a ser un poquito más sostenibles, sin dejar de comer como reyes. Por eso, hoy, tenemos esta receta con la que vamos a aprovechar esos langostinos que están perdidos por el congelador y esa media botella de Lambrusco sin gas que no pudimos terminar.

Además de sostenible y rica, esta receta es sencilla y muy completa. Con un poquito de ensalada de primero os hacéis un menú de 10. Sobre el risotto, poco os voy a contar. Es una receta que requiere algo de técnica y un arroz especial, pero que, con un poquito de maña, nunca decepciona. Para entrar algo más en detalles, podéis consultar aquí nuestra receta de risotto de remolacha, también muy recomendado para estas fechas en las que ya empezamos a ver buenas remolachas.

Sin más, vamos con los ingredientes ¿Te quedas con nosotros?

Ingredientes (2 personas)

-200 gr. de arroz arborio

-50 gr. de mantequilla

-1 l. de caldo de marisco

-1 cebolla roja

-15 langostinos

-350 ml. de Lambrusco

-Sal, pimienta y eneldo fresco para decorar.

Para el caldo de marisco

-15 cabezas y cáscaras de langostino (si os ha sobrado algún mejillón, almeja u otro marisco, también podéis utilizarlo, más sabor)

-1/2 cebolla

-50 ml. de aceite de oliva

-1l y medio de agua

-3 hebras de azafrán.

02012018-IMG_3272En primer lugar, vamos a preparar el caldo que bañará el arroz. Separamos las cabezas de los langostinos y reservamos. Hacemos lo mismo con las pieles. En una olla, ponemos el aceite y sofreímos las cabezas, presionándolas ligeramente para sacar todo el coral. Sacamos las cabezas y reservamos. Añadimos la cebolla finamente picada y pochamos a fuego suave. Cuando esté transparente, añadimos el azafrán y tostamos unos segundos. Añadimos el agua y las pieles de los langostinos y dejamos cocer unos 30 minutos a fuego medio-bajo. Colamos y reservamos el caldo.

En una sartén alta, pochamos la cebolla roja con la mantequilla. Cuando empiece a transparentarse, añadimos el arroz y sofreímos ligeramente, hasta que coja brillo. A continuación, añadimos el lambrusco y dejamos reducir casi del todo. A partir de ahora, no te despegues de los fuegos. Tenemos que añadir el caldo colado a poquitos y sin dejar de remover hasta que el arroz esté en su punto, unos 18-20 minutos. Esto es importante, porque es lo que nos va a dar esa textura cremosa tan característica del risotto. Cuando el arroz esté prácticamente cocinado, añadimos los cuerpos de los langostinos que teníamos reservados y terminamos el plato.

Para decorar, hemos frito en aceite muy caliente un langostino con cabeza y todo y02012018-IMG_3279 terminamos con un poquito de eneldo fresco que también andaba por la nevera. Salpimentamos…¡y a la mesa! Como veis, esta receta de aprovechamiento es super sencilla y está de muerte…hazla y no te arrepentirás.

¿Os ha gustado la receta?¿Os ha sobrado mucha comida de estas fiestas?¿Tenéis pensada alguna receta para aprovecharla? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina.

P.D: ¿Os han traído muchas cosas los Reyes? A nosotros nos han dejado una máquina para hacer pasta de la que pronto tendréis noticias, ¡Estad atentos!

 

02012018-IMG_3278