Roscón de Reyes

¡Hola canallas!

Esta semana os traigo otra receta típica de estas fiestas, el siempre delicioso Roscón de Reyes. Ya sé que esta semana no nos tocaba dulce, pero es que la ocasión lo merece…se acabaron las largas esperas en la cola de las pastelería esperando a pagar un riñón por un pequeño roscón o, en el peor de los casos, se acabó comprar ¿roscones? con una masa descongelada y rellena de 1 kilo de una cosa blanca que dicen que se llama nata. Con la receta que hoy os traemos, basada en la Iván Yarza, os garantizamos que os va quedar un roscón esponjoso, lleno de sabor y, dentro de lo que cabe, sano. Porque sí, es una auténtica bomba calórica, pero con ingredientes de verdad, naturales y que no parecen haber salido del Quimicefa.

Sobre la historia de este dulce, como casi todo, parece ser que se remonta a época 03012018-IMG_3291romana, con la celebración de las saturnales, fiestas en honor al dios Saturno que anunciaba el fin del solsticio de invierno. En ellas se repartían a los participantes una especie de bollos redondos hechos con higos, dátiles y miel. Pero será en el siglo XVIII, con el rey Luis XV cuando este postre se popularice en Europa y llegue a España, a través de los Borbones.

Es tradicional encontrar en su interior un haba y una pequeña figurita. Si te toca el haba, pagas el Roscón (si lo compras de pastelería, te arruinan) y si te toca la figurita, tendrás en honor de ser coronado rey (nunca he entendido que implicaciones tiene).

Bueno, pues sin más dilación, vamos con la receta, que necesita su tiempo y los Reyes Magos están ya a la vuelta de la esquina…¡a por los ingredientes!

Ingredientes (2 roscones de 30 cm de diámetro aprox)

Para el prefermento:

-100 gr. de harina de fuerza

-60 gr. de leche entera

-3 gr. de levadura seca de panadería

Para el azúcar aromatizado:

-120 gr. de azúcar

-1 piel de una naranja (sin parte blanca)

-1 piel de limón (sin parte blanca)

Para la leche infusionada:

-100 gr de leche entera

-1 rama de canela

-1 piel de naranja (sin parte blanca)

Para la masa:

-120 gr de azúcar aromatizado

-90 gr de leche infusionada

-160 gr. de prefermento

-60 gr. de aceite de oliva suave

-2 huevos

-8 gr. de levadura seca de panadería

-30 gr. de aroma de azahar

-350 gr de harina de fuerza

-1 pizca de sal

03012018-IMG_3289En primer lugar, vamos a preparar el prefermento. Disolvemos la levadura en la leche y mezclamos junto con la harina, hasta formar una bola. Engrasamos con aceite de oliva un trozo de papel film y la envolvemos, conservándola durante unas 2 horas a temperatura ambiente.

Mientras tanto, preparamos el azúcar y la leche aromatizadas. Rallamos las pieles de los cítricos y mezclamos con el azúcar. Reservamos. En una olla, ponemos la leche junto a la canela y la piel de naranja y calentamos hasta que empiece a hervir. Apartamos del fuego y tapamos, dejando infusionar hasta que esté el prefermento.

Pasadas las dos horas, mezclamos el prefermento con todos los ingredientes de la masa y amasamos bien con las manos engrasadas en aceite para que no se nos pegue. Nos va a quedar una masa bastante elástica y pegajosa, por lo que si disponéis de un robot de cocina, os recomiendo usarlo. Una vez amasada, reservamos la masa en un bol, tapada con un trapo limpio, a temperatura ambiente y dejamos leudar durante otras 2 horas.

03012018-IMG_3286Transcurrido este tiempo, amasamos bien en una superficie ligeramente enharinada para sacar el gas a la masa y vamos a darle forma. Para ello, hacemos una bola (en nuestro caso han sido dos) y, con los dedos, hacemos un agujero en el centro y vamos girándola sobre los dedos. Por la acción de su propio peso, el agujero se hará cada vez mayor. Ponemos nuestra haba y/o figurita dentro y dejamos leudar en nevera y filmado, sobre la bandeja de horno donde lo vamos a cocinar. Este último leudado se hace en nevera y durante una noche entera, lo que garantiza que el sabor sea muy intenso y la textura muy esponjosa.

Al día siguiente, dejamos la masa 1 hora a temperatura ambiente y lo pincelamos con huevo. Nosotros lo hemos decorado con almendras y azúcar humedecida en agua. Si quieres ponerle fruta escarchada, es el momento (nosotros la odiamos…). Solo queda precalentar el horno a 200 grados, calor arriba y abajo, hornear durante 15-18 min y ver como crece.

03012018-IMG_3292¡Pues esto es todo! Un poco laborioso, pero os garantizo que vale la pena, no tiene nada que ver con los roscones industriales a los que, por desgracia, estamos acostumbrados. Si queréis, podéis rellenarlo, nosotros no lo hemos hecho porque, está tan blandito y esponjoso que no era necesario e, incluso, iba a ser difícil abrirlo sin que se desmigase.

¿Os ha gustado la receta? ¿Habías preparado Roscón antes? ¿Te gusta más sólo o relleno? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales y, si hemos sido buenos, que los Reyes Magos nos pillen en la cocina.

 

03012018-IMG_3284