Pastel de brevas y Limoncello

¡Saludos, Canallas!

Cómo ya imagináis, hoy nos toca terminar nuestro menú y lo vamos a hacer de la mejor manera posible, despidiendo un producto que nos abandona ya hasta el año que viene: las brevas.

Y que pena, porque son una delicia, además de versátiles: las podemos tomar frescas, en figs_kadota_black_missionmermelada, en diferentes preparaciones de postres, combinándolas con productos salados como queso y carnes…En esta ocasión las vamos a utilizar en un pastel con base de hojaldre, relleno de una crema aromatizada con Limoncello y con las propias brevas en fresco. El contraste entre el dulzor de las brevas y el toque ácido y fresco que aporta el Limoncello es como dar un bocadito a las últimas noches de verano, cuando ya empieza a hacer fresquito y empezamos a ser conscientes de que el otoño está a la vuelta de la esquina.

Los tardíos calores de este año nos han permitido tener brevas, que no higos, en el mercado hasta hace, prácticamente, una semana, pero ¿sabemos cual es la diferencia 05112017-IMG_3097entre higos y brevas?. Pues la diferencia no es otra que el tiempo. La higuera, planta de la que proceden los dos, puede ser bífera, es decir, tener dos cosechas. Los higos “verdes” son típicos del verano, de Julio hasta Septiembre, mientras que las brevas, son higos que han madurado durante todo el año, es decir, son higos tardíos que se quedaron en la planta durante todo el invierno y que, durante el verano, están listos para su consumo. El largo verano que hemos tenido ha permitido que, aún por estas fechas, podamos seguir disfrutándolos hasta ahora. La diferencia en el tiempo de maduración, produce cambios en el fruto (en realidad, no es un fruto propiamente dicho, es más bien una florescencia), tanto en su aspecto exterior (más oscuras), como en su sabor, mucho más dulce.

En cuanto a sus valores nutricionales, tanto el higo como la breva, presentan un gran contenido en azúcares, por lo que su consumo debe ser moderado. Por otra parte, su alto contenido en fibra y en una sustancia denominada cradina, hacen de ellos una excelente opción para quien necesite regular su transito intestinal. Además, nos aporta potasio, magnesio y calcio, y vitaminas del grupo A, B y C.

Bueno, pues ya estamos listos para ver los ingredientes que necesitamos en esta receta, ¿te quedas? ¡Pues vamos al lío!

Ingredientes (10-12 raciones)

-1 lamina de hojaldre

-10 brevas medianas

-4 huevos

-200 ml. de nata para montar

-50 gr. de azúcar moreno de caña

-1 copita de Limoncello.

En primer lugar, encamisamos un molde para quiche con mantequilla y harina. 05112017-IMG_3109Estiramos el hojaldre encima, apretando bien por los bordes con cuidado de no hacer agujeros. Pinchamos la base con un tenedor y recortamos el sobrante, que podemos reservar para hacer una decoración a la tarta o para otra elaboración. Precalentamos el horno a 200 grados y reservamos el molde y el hojaldre en la nevera.

Limpiamos bien las brevas y las cortamos en octavos, reservamos. En un bol, mezclamos los huevos con el azúcar hasta que estén bien integrados. Añadimos la nata y semi-montamos, tiene que aumentar su volumen ligeramente. Añadimos a la mezcla la copita de Limoncello e integramos bien con movimientos envolventes.

Sacamos la masa de la nevera y colocamos las brevas en el fondo. Añadimos la mezcla de huevos, nata, azúcar y licor y horneamos unos 25-30 minutos a 200 grados, o hasta que el hojaldre esté cocinado y la superficie ligeramente dorada.

05112017-IMG_3104Una vez se enfríe, desmoldamos con cuidado y espolvoreamos un poco de azúcar glas. ¡Ya tenemos listo nuestro postre! Nosotros lo hemos acompañado con una copita helada de Limoncello, recuerdo de nuestra luna de miel…delicioso.

¿Os ha gustado la receta? ¿Conocíais la diferencia entre higos y brevas? ¿Los utilizáis en vuestros platos o los consumís directamente? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina.

 

05112017-IMG_3112