Calabacines rellenos con huevo y queso Brie

¡Hola canallas!

Hoy vamos a preparar una receta sana, rica y sencilla con un productazo de temporada que está en su máximo esplendor para estas fechas: el calabacín. Y como no, de cultivo propio.

Esta hortaliza, además de nutritiva, es tremendamente versátil, permitiéndonos dar15032017-IMG_1736 rienda suelta a nuestra imaginación culinaria. Se puede comer asado, a la plancha, rebozado, en cremas y purés, incluso cruda es un manjar. Y que decir de sus flores…son deliciosas en tempura y rellenas de queso. Para la receta de hoy, hemos utilizado calabacines del tipo bola, aunque también se pueden utilizar los típicos alargados, dando el mismo estupendo resultado.

En cuanto al origen de esta verdura, hay que decir que es un tanto incierto. Se cree que proviene de América central, aunque algunos expertos sitúan su nacimiento en Asia meridional. Sea como fuere, lo que si está claro es que es una de las hortalizas más cultivadas y extendidas en la región mediterránea. Ya era cultivada por los egipcios y, después, por griegos y romanos, pero fue el mundo árabe quien la popularizó por todo el Mediterráneo durante la Edad Media. Quizás por ser un vegetal apropiado para climas más bien cálidos, su consumo no se popularizó en el norte de Europa hasta ya entrada la II Guerra Mundial.

En cuanto a sus valores nutricionales, su elevado aporte de agua y bajo contenido calórico lo hace apropiado para dietas hipocalóricas. Además, también hay que destacar su alto contenido en fibra, lo que también le confiere propiedades diuréticas. Posee un elevado contenido en vitamina C y folatos, por lo que favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico. En cuanto a los minerales que aporta, destaca el aporte de potasio y fosforo y hi8erro en menor medida. Hay que tener en cuenta que, cuando es cocido, estos componentes pasan al agua de cocción, por lo que es importante conservarla en la medida de lo posible.

Bueno, ahora que conocemos un  poco sobre la historia y valores nutricionales de nuestro producto principal, vamos a pasar a la receta. ¿Te quedas? ¡Pues vamos a ver los ingredientes!

Ingredientes (4 personas)

4 calabacines bola

4 huevos

1 cebolla grande

2 zanahorias

2 dientes de ajo

1/2 pimiento rojo

1/2 pimiento verde

2 tomates maduros

200 gr. de queso Brie

1/2 vaso de vino blanco

1 rama de tomillo

Aceite, sal y pimienta, al gusto

En primer lugar, lavamos bien los calabacines y secamos. Cortamos con un cuchillo la parte superior y la conservamos, ya que va a ser la “tapa” del relleno. Ponemos una olla con agua y sal y escaldamos los calabacines durante 5 minutos aproximadamente. Transcurrido el tiempo, los pasamos a un cuenco con agua fría para cortar la cocción. Una vez fríos, los vaciamos con la ayuda de una cuchara o un sacabolas y conservamos la carne.

15032017-IMG_1748En una sartén, doramos los ajos finamente picados. Cuando empiecen a dorar, añadimos la cebolla,la zanahoria, las hojas de tomillo, los pimientos y la carne del calabacín que habíamos sacado y sofreímos hasta que estén casi cocinados. Añadimos el tomate finamente triturado y el vino blanco. Salpimentamos y dejamos reducir hasta tener un sofrito más bien espeso.

Rellenamos los calabacines con el sofrito hasta un poco más de la mitad. Añadimos unas lonchas de queso Brie sin la corteza y cascamos un huevo encima. Con el horno precalentado a 180 grados, introducimos los calabacines durante, aproximadamente, 15 – 20 minutos, hasta que estén tiernos pero firmes por fuera. Dejamos reposar fuera del horno y ¡listo para comer!

¿Te ha gustado la receta? ¿Cómo preparas los calabacines? ¿los rellenas? ¿con qué? Deja tu respuesta en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales y, ya sabes, si se acaba el mundo…que nos pille en la cocina.

15032017-IMG_1756