Cheesecake “a la sueca”

¡Hola canallas!

Hoy quiero compartir con vosotros una receta muy especial para mi, no solo por su sabor y porque adoro prepararla, también por la gran experiencia y buenos ratos que me hizo pasar.

Para los que no me conocéis personalmente, trabajo en Ikea y, hace un tiempo, en pleno apoteosis “foodie”, la compañía decidió preparar un concurso de cocina a lo Master Chef al que, gracias a la insistencia de mis amigos y compañeros de trabajo, decidí presentarme. La primera prueba clasificatória consistía en preparar una receta libre y guiada con la única condición de utilizar, al menos, un ingrediente de nuestra tienda de14072017-IMG_2924 alimentación sueca. Se podrían preparar 3 recetas máximo, es decir, un primero, un segundo y un postre. Ademas de trabajador, soy cliente habitual de la tienda de alimentación, por lo que me costo decidirme por que preparar, que ingredientes usar, dulce o salado…así que decidí optar por presentarme con un primero y un postre. Pase la eliminatoria gracias a este último (aunque del primero también tendréis noticias pronto).

Después de dos pruebas más, conseguí llegar a la final y, aunque no gané, fue una experiencia inolvidable. No solo por poder cocinar en una cocina profesional, con jueces como la simpática Elena Aymerich o Diego Muñoz – Cobo, si no también por la maravillosa gente que pude conocer durante la experiencia.

Y es que, suena a eslogan, pero la cocina une, y es verdad. Los únicos nexos en común de todos los participantes eran la pertenencia a la misma empresa y el incondicional amor a la cocina que tenemos. Todos trabajábamos en secciones diferentes, en ciudades separadas por cientos de kilómetros, pero ahí estábamos, trabando codo con codo, bromeando, pasándolo fenomenal, como si nos conociésemos de toda la vida. Y que decir del apoyo prestado por compañeros y mandos de la tienda…aunque ya os di las gracias a todos en su momento, quiero este post sea mi pequeño homenaje a todos por el cariño demostrado.

Sobre los orígenes del cheesecake, hay que decir que este delicioso postre no es, ni mucho menos, novedoso, ya que sus orígenes se remontan, según las evidencias arqueológicas, al 2000 a.C. en la antigua Grecia, en concreto, en la Isla de Samos. Tan conocida fue la receta que fue uno de los principales fuentes de energía para los atletas de los primeros juegos olímpicos, allá por el 776 a.C.

Tras la conquista romana de Grecia, la receta se extendió por toda Europa y empezó a sufrir modificaciones al tiempo que se adaptaba a la disponibilidad de los ingredientes en diferentes regiones.

Con el flujo de emigrantes europeos hacia América, la receta cruzó el charco y fue en Estados Unidos donde alcanzó su máxima popularidad, naciendo a principios del siglo XX la mítica New York Cheesecake, receta sobradamente conocida por todos.

Bueno, pues ya que conocemos los orígenes e historia de esta exquisita tarta, vamos a preparar nuestra versión utilizando únicamente productos genuinamente suecos. ¿Te quedas con nosotros? ¡Pues manos a la obra!

Ingredientes (Molde de 30 cm de diámetro)

Para la base:

500 gr. de galletas de jengibre 

1 cda. de mantequilla

Para el relleno

1 sobre de cuajada

600 ml de leche entera

85 gr. de azúcar

200 gr de queso semicurado sueco

Para la cobertura

Mermelada de fresa o arándanos rojos al gusto

En primer lugar, vamos a triturar las galletas de jengibre en la procesadora de alimentos. A continuación, calentamos en el microondas a potencia mínima la mantequilla y la agregamos al polvo de galletas mezclando bien. Vertemos la mezcla en el molde y 14072017-IMG_2926presionamos bien en la base, cubriendo toda la superficie por igual y reservamos en el frigorífico durante, al menos, 2 horas.

Pasado este tiempo, nos disponemos a preparar el relleno. Reservamos un vaso del total de leche y disolvemos en él el sobre de cuajada. Ponemos el resto al fuego y rallamos el queso en la olla, removiendo bien hasta que se funda. Agregamos el vaso de leche con la cuajada a la mezcla anterior y mezclamos bien hasta que hierva de nuevo. Retiramos del fuego y dejamos reposar unos 5 minutos. Vertemos la mezcla sobre el molde con la base de galleta y refrigeramos durante, mínimo, 3 horas. En este enlace os dejo la página oficial de Ikea en Facebook donde podréis ver el vídeo explicativo de la receta y el de las deliciosas recetas del resto de participantes en el concurso.

Una vez transcurrido este tiempo, el relleno habrá cuajado. Recubrimos la superficie con una buena capa de la mermelada elegida y desmoldamos. Solo nos queda lo mejor: servir y ¡comer!

¿Te ha gustado la receta? ¿como preparas tu la tarta de queso? Pues cuéntamelo en los comentarios, dale a me gusta y comparte en las redes sociales. Y, como siempre, ya sabes, si se acaba el mundo…que nos pille en la cocina14072017-IMG_2928