Caponata siciliana con pasas y huevo poché

¡Hola canallas!

Hoy os traemos una receta tradicional italiana, la caponata siciliana. Pero, como siempre, le vamos a dar nuestro toque personal, añadiendo un puntito dulce con pasas y coronándola con un delicioso huevo poché…interesante.

La tradición gastronómica atribuye los orígenes de este sencillo, pero rico plato de verduras, a la cocina italiana, aunque es innegable la existencia de muchos platos parecidos a lo largo de la gastronomía internacional, sin ir más lejos, nuestro pisto manchego. Y es que, al parecer, los orígenes más remotos de esta receta se sitúan en la fusión de la cocina árabe con la española, cuando eramos habitantes de la magnifica Al-Andalus y llegó a31072017-IMG_2946 Sicilia cuando aún formaba parte del Imperio Bizantino. Otros expertos, sitúan su origen (o al menos el de su nombre) en el imperio romano, en sus tabernas para navegantes o “cauponae”, donde se servían sencillos platos, normalmente sobre pan, lo que concuerda con la forma tradicional de servir este receta.

Lo que está claro es que el protagonista indiscutible de este guiso de verduras es la berenjena. Esta hortaliza de temporada y de origen indio, llegó a Europa en la Edad media gracias a la cultura árabe, donde era muy apreciada. Durante muchos años quedó relegada casi al olvido debido a su sabor ligeramente amargo, pero, poco a poco, ha ido ocupando un papel protagonista como en otras culturas mediterráneas. En la actualidad, no es apreciada solo por su sabor, también por sus valores nutricionales, ya que cuenta con muy pocas calorías (solo 18 Kcal. por cada 100 gr.) y es apreciada como diurético y depurativo, además de ser fuente de minerales y vitaminas del grupo A y C.

Bueno, ya conocemos un poco la historia y beneficios de los productos que vamos a comer, ¿te apetece ver la receta? ¡Pues adelante!

Ingredientes (4 personas)

1 Berenjena grande

2 ramas de apio frescas

1 pimiento rojo

1/2 pimiento verde

1 cebolla

400 gr. de tomates jugosos (pera o San Marzano)

100 gr. de alcaparras en conserva

80 gr. de pasas sin semillas

3 cdas. de vinagre de vino

100 ml. de aceite de oliva

1 cdta. de azúcar

4 huevos frescos ecologicos

Sal, aceite y pimienta.

En primer lugar, lavamos bien la berenjena y la cortamos en dados, dejando la piel. La colocamos en un plato con papel absorbente y esparcimos sal por encima y dejamos reposar en la nevera alrededor de 1 hora, aproximadamente. Esto va a hacer que la berenjena suelte el líquido que hace que amargue ligeramente. Mientras esperamos, podemos picar el resto de verduras en dados de, más o menos, el mismo tamaño.

Una vez transcurrido el tiempo, aclaramos bien la berenjena y la secamos. preparamos una olla con un poco de aceite de oliva y salteamos la berenjena en él durante uno31072017-IMG_2949s 5 – 6 minutos. Reservamos en un a fuente.

A continuación, añadimos el apio finamente picado y doramos con cuidado para que no se queme. Reservamos junto con la berenjena.

Es el turno de saltear los pimientos. Añadimos un poco más de aceite y sal. Cuando estén blandos, reservamos junto con la berenjena y el apio.

Añadimos el resto de aceite que nos queda y pochamos la cebolla. Cuando esté casi transparente, añadimos el tomate bien picado y sal. Cuando el sofrito esté prácticamente listo, añadimos las pasas y las alcaparras y damos un par de vueltas para que se vayan mezclando los sabores. Añadimos a la olla el vinagre y el azúcar. Removemos e introducimos el resto de verduras que teníamos reservadas para que terminen de cocinarse, unos 8-10 minutos. Salpimentamos y reservamos mientras terminamos la receta.

Para el huevo poché, hay varias formas de proceder. Quizás la más sencilla, es hacerlos en el microondas. Para ello, preparamos un papel film que engrasaremos e introduciremos el huevo cascado dentro. Enrollamos bien y cerramos, como si el film fuera su cáscara. Introducimos en una taza apta para microondas con agua y lo metemos durante unos 3 minutos a máxima potencia. Cuando el tiempo pase, el huevo flotará, lo que indicará que está listo. Servimos coronando a la caponata y decoramos con un poco de perejil finamente picado.

Sencillo, rico y sano, ¿qué más podemos pedir? Y a ti, canalla ¿te ha gustado la receta? ¿la conocías? ¿sabes otra forma más sencilla de preparar un huevo poché? Pues cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en la redes sociales. Y, mientras tanto, ya sabes, si el mundo se acaba…que nos pille en la cocina.