Croquetas de espinacas y nueces

¡Hola canallas!

La semana pasada, tras unos días sin poder pasarme por mi huerta, por fin conseguí sacar unos minutos para ver como andaba la cosecha y traerme alguna cosilla. Y allí estaba la última mata de espinacas que me quedaba. Tras las lluvias y al alargarse los días, habían empezado a espigarse hasta, casi, echar flor, por lo que la saque de raíz y separe todas las hojas aprovechables. En conclusión, me presente en casa con kilo y pico de espinacas…creedme, son muchas para dos personas.

Normalmente las limpio, escaldo y congelo, pero el cajón del congelador dedicado a la huerta estaba hasta los topes, así que me animé a preparar unas, siempre tan versátiles, croquetas. ¿Resultado? ¡Deliciosas!. Antes de enseñaros las receta, vamos a ver las múltiples propiedades positivas de nuestro protagonista de hoy, la espinaca.

Y es que este vegetal, primo hermano de la acelga, de la quinoa y de la remolacha, es una excelente fuente de vitaminas y minerales como el ácido fólico, hierro, potasio, magnesio, calcio vitaminas del grupo B, A, C, E y K que hacen que nos sintamos sanos y fuertes (¿recordáis a Popeye?). Ademas, su alto contenido en fibra, agua y proteínas de origen vegetal, hacen que sea un alimento ideal para dietas de adelgazamiento, ya que, además, solo contienen 23 cal. por cada 100 gr.

11042017-IMG_2745En cuanto a su origen, fueron cultivadas por primera vez en Persia (actual Irán),llegando a China en el siglo VII como regalo del rey de Nepal. En España parece que fueron introducidas por los musulmanes en el siglo XI y, desde aquí, se extendieron al resto de Europa, llegando a ser uno de los alimentos favoritos de la florentina Catalina de Medici, que popularizo las famosas espinacas a la Florentina.

Ya que conocemos un poco más a las riquísimas espinacas, ¿os parece que empecemos con la receta? ¡Pues allá que vamos!

Ingredientes (3-4 personas)

500 gr. de espinacas

120 gr. de nueces

1/2 cebolla

2 dientes de ajo

2 cdas. de aceite de oliva

60 gr. de harina

50 gr. de mantequilla

50 ml. de leche entera

1 trozo de queso curado (opcional)

2 huevos

Pan rallado

Harina

En primer lugar, En un cazo amplio, doramos el ajo con el aceite y, cuando esté, añadimos la cebolla con una pizca de sal, hasta que este casi transparente. A continuación, añadimos la mantequilla y, cuando se funda, echamos la harina para formar un roux que será la base de nuestras croquetas.

Mientras, en un cacito más pequeño, calentamos la leche hasta que empiece a hervir y, cuando tengamos la harina cocinada (adquiere un ligero color amarillo – marrón), añadimos de golpe y no paramos de remover hasta conseguir una masa espesa. Otras personas prefieren añadir la leche fría poco a poco a la harina, pero os aseguro que así no queda ningún grumo, ya que la mantequilla que retiene la harina se funde prácticamente en el acto, espesando la masa. Podemos añadir un trozo de queso curado bien rayado para aportarle mas suavidad y sabor.

En esta masa, vamos a añadir las espinacas en crudo (bien lavadas y escurridas) y, cuando estén ligeramente cocinadas, apartamos del fuego y ponemos la masa a punto de sal, pimienta y nuez moscada. En este punto, podrías meter la masa ya en frío para, al día siguiente, formar las croquetas, pero nosotros queríamos que tuvieran un intenso color verde. Para ello, y todavía calientes, las trituramos en una procesadora de alimentos y, a continuación, añadimos las nueces ligeramente machadas, queremos que se noten. Ahora sí, filmamos y guardamos en frío unas 12 horas.

Si no vais a triturar la masa, podéis e12042017-IMG_2749char algo menos de harina, pues las espinacas no desprenderán tanto liquido. Al día siguiente, preparamos la cadena de montaje: un cuenco con harina fina, otro con huevo batido y otro con pan rallado (si puede ser integral o de centeno, mejor, aporta más sabor y textura). Formamos bolas y las pasamos por harina, huevo y pan rallado. Freímos en aceite de oliva bien caliente para evitar que se rompan, reservamos sobre papel absorbente y ¡a comer!

Esta receta va igual de bien para un picoteo con amigos, como para una comida completa con un poquito de ensalada. ¿te atreves a probarlas? si no te gustan las espinacas, créeme que después de hacer estas croquetas vas a cambiar de opinión.

¿Te ha gustado la receta? ¿Cómo preparas tu las espinacas? ¿Conocias estas croquetas? Deja tu comentario, dale a me gusta y comparte en las redes sociales. Y ya sabes canalla…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina.