“Stagiers” ¿Explotación o experiencia?

Hola canallas

Hoy quiero daros mi opinión y conocer la vuestra sobre un tema de rabiosa actualidad: la polémica alrededor de los becarios, aprendices o “stagers”.  En los últimos días, el público en general se ha echado las manos a la cabeza tras la noticia de que, en algunos restaurantes de esos “con estrella”, trabajan jóvenes en prácticas sin ningún tipo de remuneración económica, recibiendo “únicamente” alojamiento y manutención. Yo no he tenido esa suerte.

Sí, habéis leído bien, suerte, no he perdido la cabeza. Pongámonos en situación: eres un joven de veintipocos que acaba de finalizar sus estudios en hostelería y restauración, casi seguro sin experiencia laboral y con ganas de empezar tu trayectoria profesional en algo a lo que le has dedicado tanta pasión y esfuerzo. Enhorabuena, tienes tu título, seguramente con una nota media bastante alta porque has estudiado lo que te gusta pero…¡sorpresa! nadie te contrata porque en todas las vacantes a las que te presentas se exige, mínimo, un año de experiencia, que eres incapaz de conseguir porque no encuentras trabajo en ninguna cocina…y así, la pescadilla que se muerde la cola. Y, ahora, yo te pregunto: ¿si tuvieras la oportunidad de trabajar “gratis” un año en las mejores cocinas, de los mejores restaurantes, con los mejores chefs, no la aceptarías? si la respuesta es no, perdona que te diga que no sientes pasión por lo que haces y que deberías dedicarte a otra cosa.

Algunos dirán que digo esto porque no se de lo que hablo. Pues os equivocáis. Yo no he estudiado nada relacionado con la cocina, mi camino se decantó por la Historia, otra de mis pasiones. Mientras estudiaba he trabajado de todo (cobrando): conserje, limpiador, mozo de almacén, profesor particular…pero nada me llenó más que los 6 meses que estuve colaborando en el Archivo Epigráfico de la UCM, sin cobrar un duro y después de tirarme todo el día estudiando. Esas pocas horas al final del día, hacían que sintiese que lo que estaba estudiando me era útil, que era capaz de trabajar en aquello que siempre había soñado. Gané en confianza y en conocimientos, aunque, por otros motivos, actualmente, no trabaje en nada relacionado con la Historia.

Y esto, señores/as, ha pasado siempre: en todos los oficios ha existido la figura del aprendiz, que trabajaba con un oficial y que no cobraba, o ganaba una miseria que lo único que le permitía costearse era el transporte al lugar de trabajo y un bocata a la hora del descanso. Y no escribo esto con afán de defender la penosa situación laboral actual de contratos basura, condiciones precarias, eternos contratos de prueba, desempleo juvenil, etc. Tampoco me importa si Jordi Cruz se compra un palacete de 3 millones de euros. Ni mucho menos se si las condiciones de los becarios en las cocinas de los restaurantes son las mejores, investigaciones aparte, otorgo la presunción de inocencia.  Yo solo se que, si hace años atrás (unos pocos ya), cuando estaba estudiando, cuando no había hipotecas ni letras que pagar, se me hubiera cruzado la oportunidad de hacer un año de prácticas no remuneradas en las cocinas del ABaC, Yakitoro o DiverXo, ni me lo habría pensado. Habría aceptado y aprovechado cada segundo para aprender e intentar hacerme un hueco en el mundo que tanto me apasiona.

Bueno cocinillas ¿vosotros que opináis? ¿Os parece que se está exagerando la situación de los “stagiers” o estáis de acuerdo con los que critican esta figura y quieren eliminarla? Deja tu comentario, dale a me gusta y comparte en las redes sociales y ya sabes…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina.