Tosta de sardina al horno con ajo, lima y naranja

¡Hola canallas!

¿Si os preguntase que pescado os evoca más el verano, la playita, el calorcito, cual me diríais que es? Estoy casi seguro que contestaríais que la sardina. ¿Quién no ha disfrutado al calor de un rico espeto mientras se refrescaba a la orilla del mar? o, para los menos playeros (como yo), frente a una buena parrillada en un día campestre con amigos. He de confesar que no soy muy fan del pescado en general, pero este tipo de recetas me gusta más por donde me transporta que por su sabor (¿gastronomía emocional? curioso…).

Por otra parte, también hay que decir que, para los más tiquismiquis, este pescado es un poco engorroso a la hora de prepararlo en casa por el olor que desprende al asarlo (personalmente, no me gusta nada), pero, además de la receta, os dejaré un truquito para evitar los malos olores ¿no diréis que no os cuido, verdad?

En cuanto a los valores nutricionales, cabe destacar que, como todos los pescados azules, este producto esta repleto de los tan preciados omega 3 que tanto se empeñan ciertas empresas farmaceuticas en vendernos en forma de pildorita, así que si queréis cuidar un poco vuestra salud cardiovascular, es recomendable que lo comáis mínimo una vez por semana. Además, los últimos estudios, relacionan el consumo semanal de pescado azul con una disminución del riesgo de padecer demencia…¿queréis mas motivos? Pues que estamos empezando su temporada natural de pesca.

Para terminar y como curiosidad, nuestra amiga la sardina, además de rica, es bastante inteligente, pues puede utilizar sus brillantes escamas para modificar la luz que reflectan y ocultarse de sus enemigos o comunicarse con otros ejemplares. ¡Qué mágica que es la naturaleza!

Bueno, pues si más dilación, “arrimamos el ascua a la sardina” y “desenterramos” este rico pescado empezando por los ingredientes, ¿te quedas? ¡Pues manos a la obra!

Ingredientes (para 4 tostas)

-4 sardinas gorditas (limpias pero con la cabeza)

-4 rebanadas de pan (en este caso de centeno)

-1 lima

-1 naranja

-4 dientes de ajo

-Un buen manojo de perejil fresco

-Pimienta negra

-300 gramos de sal gorda

-Aceite de oliva

-1 ramita de romero fresco

Empezamos abriendo las sardinas y eviscerándolas muy bien, pero conservando la cabeza y la espina central. Repartimos la sal gorda en una fuente de horno y las colocamos encima (esto absorberá el olor cuando las asemos). Precalentamos el horno a 200 ºC.

En un mortero, ponemos los ajos, el perejil, la pimienta, un pellizquito de sal y la pimienta negra y majamos hasta formar una pasta espesa. Añadimos el zumo de la lima y la naranja. Con una cuchara, rellenamos las sardinas con el majado y cerramos con un trocito de la rama de romero para que nos abran cuando se asen. Rociamos un hilo de aceite de oliva sobre las sardinas y metemos en el horno durante unos 10-15 min, hasta que la piel quede crujiente (daremos la vuelta a las sardinas a la mitad de la cocción).

24032017-IMG_1855Mientras tanto, tostaremos el pan en una sartén con un poquito de aceite y reservamos. Una vez las sardinas estén listas, servimos sobre el pan y acompañamos con un gajo de lima y otro de naranja o con un poquito de ralladura de estos cítricos y ¡ya está!

Pues ya tenemos nuestras sardinitas listas para hincarlas el diente, en menos de media hora y sin olores. Además de ser una receta muy fácil y resultona, es barata ¿qué más se puede pedir?. Sólo nos queda abrir un vino blanco o unas cervezas con los amigos y disfrutar de este plato. ¿Qué os ha parecido? ¿Os recuerda esta receta a vuestros días más ociosos del veranito? Deja tu comentario, dale al me gusta y comparte en la redes sociales.

Un saludo mis cocinillas y ya sabeis…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina

24032017-IMG_1852