Las ventajas de cultivar tu comida

¡Saludos, canallas!

Los que ya me conocéis un poquito, sabéis que soy un poco “culo inquieto” y que peco de tener demasiadas aficiones que, en algunas ocasiones, me producen más estrés que beneficio pero que, al mismo tiempo, son tan necesarias para mi que, si dejara alguna, no sería el mismo.

 Bueno, pues hoy quiero compartir con vosotros uno de estos hobbys, quizás el que más necesito para desconectar del estrés típico del día a día (a parte de cocinar, claro está): el huerting, como dirían los modernitos, o el huerto, como diríamos el resto de los mortales. Se que muchos estaréis pensando: “pues vaya hobby…doblar el lomo, pasando frío o calor (según toque), para una cosecha que tampoco será gran cosa”. Y en parte tenéis razón. No lo vamos a negar, llevar un huerto (bien) compaginándolo con el ritmo de vida típico de la ciudad no es nada fácil: las plantas no entienden de horarios, de clima o de descanso y, si toca plantar tomates esta semana, pues sacas el tiempo de donde puedas porque hay que plantarlos. Pero, creedme, se puede hacer y, los beneficios que aporta, pesan más que los quebraderos de cabeza que produce. Por eso, quiero enumeraros los principales beneficios que, sin gastar demasiado dinero (las cañitas del domingo a fin de mes son más caras), podéis obtener si os animáis a iniciar vuestro propio cultivo en casa, finca o terrenito alquilado. ¿Os interesa el asunto? ¡Pues vamos allá!:

1. Reduce el estrés.

1007341617_2ac800dec6_oSí, ya se que lo primero que os he dicho es que es difícil de compaginar con el ritmo de vida de la gran ciudad, pero, el simple hecho de establecerte una rutina para sus cuidados te va a ayudar a organizarte mejor y a empezar a apreciar el tiempo. Reserva dos o tres horas un día a la semana y no necesitas más. Además, esas horas que inviertes, las vas a pasar al aire libre, rodeado de naturaleza, valorando el lento pasar del tiempo en el campo…¡desconectando! Aquí os dejo los datos de un estudio realizado en Holanda que prueba como dedicar tiempo a la jardinería reduce la producción de cortisol, la hormona del estrés.

2. Te pone en forma.

Además de llevar una dieta sana, es necesario llevar un estilo de vida activo para tener
una salud de hierro. ¿Te aburre el man-1508680_1920gimnasio? Pues ya tienes alternativa. ¿De verdad piensas que no será para tanto? Te reto a que me acompañes a abonar el terreno para prepararlo de cara al verano…vas a cambiar de opinión. Eso sí, lo vas a hacer en el mejor escenario posible: respirando aire puro y bañado del tan agradable sol mañanero. Luego nos tomamos un aperitivito y recuperamos lo sudado.

3. Une a la familia

family-622871_1920¿No te atreves a adentrarte en los bancales tu solo? Pues pídeselo a tu pareja, amigos o familiares. En mi caso, mi fiel compañera de azada es mi mujer. Nos encanta, después de estar toda la semana prácticamente sin vernos poco más que para dormir, dedicar la mañana en el huerto: hablamos de temas trascendentes, de tonterías, bromeamos, planeamos la semana o que vamos a cultivar en aquel bancal…incluso estamos en silencio, disfrutando de nuestra compañía y de la de la naturaleza.

4. Haces amigos

En nuestro caso, la parcela de terreno es alnature-759768_640quilada y nos permite disfrutar de la compañía de gentes de distinta procedencia, sexo y edad. Hablas del día a día, de por qué sus tomates son mas gordos que los tuyos o de que echan ellos para el pulgón, de lo que sea. Y eso sí, a las doce, nos tomamos el aperitivo todos juntos o, como nuestro amigo Paco dice, “hacemos el angelus”.

5. Aprecias la calidad

“Lo mismito sabe este tomate recién cogido que los del Mercadona”. ¡Qué frase tan gatag-00013104manida! pero cierta. No los puedes comparar y punto. No se si será porque es lo más fresco que vas a conseguir en tu vida, porque es completamente orgánico y libre de pesticidas o abonos químicos o porque los has cultivado tú y es como los hijos, que el tuyo siempre es el más guapo, pero es así. Y recuerda que el sabor no tiene nada que ver con el aspecto: la semana pasada me comí la zanahoria más fea del mundo pero, probablemente la más rica. Aquí no hay ejemplares seleccionados, tintes o ceras industriales para que la verdura te entre por los ojos, solo hay sabor.

6. Ahorras dinerito

Sí, tendrás que invertir en el terreno, ya sea de alquiler o unas macetas en tu terraza, en piggy-bank-334529_640semillas, plantones, herramientas…pero si de normal compras o intentas comprar fruta o verdura orgánica, vas a ahorrar dinero. Con los cuidados básicos, la cosecha que obtienes con 30 metros cuadrados de la mayoría de verduras, da de sobra para una familia de dos o tres personas y para regalar a la familia o amigos. El verano pasado, solo de tomates, sacamos 60 kg. y aún tengo pimientos congelados en la nevera. Este año, mi frutero todavía no ha conseguido venderme ni una sola espinaca o acelga…para que os hagáis una idea.

7. Ayudamos al medioambiente

Por último, y no menos importante, es beneficioso para el ecosistema. Normalmente, las energy-755834_640huertas de alquiler, se suelen hacer en terrenos que no estaban destinados originalmente para este fin, por lo que estamos añadiendo un trocito verde que luchará contra el contaminado ambiente de la ciudad. Además, utilizando nuestro propio compost y descartando pesticidas y abonos químicos, nos aseguramos de no intoxicarnos a nosotros mismos ni al medio ambiente. ¡Piensa en verde!

8. Aprendemos

Ya sea de mano de los lugareños, foros de Internet o bibliografía especializada. Tendremos que saber que frutas y verduras son de temporada, cuando se siembran, board-2128993_640cuando se cosechan, que cuidados especiales necesitan, cuales son las necesidades de suelo que requieren…siempre hay algo nuevo que aprender, lo que nos va a enriquecer como hortelanos y como personas.

Bueno cocinillas, espero que os animéis a cultivar vuestros propios vegetales y frutas. Pronto dejaremos algunas recetas especiales con productos de nuestra huerta y os enseñaremos a preparar conservas para disfrutar de las verduras de temporada todo el año de manera natural, ¿os parece?

Antes de nada, quiero dar las gracias a La Alegría de la Huerta por los buenos ratos que nos hacen pasar y por permitirme usar mi experiencia en sus instalaciones para escribir este post. Aquí os dejo el sitio web, pasaros y echad un ojo, no os vais a arrepentir: terreno super fértil, gran cantidad de herramientas y productos disponibles y gente majísima, todo a 15 minutos del centro de Madrid. Si estáis pensando en alquilar un huertecito y no sabéis donde, hablad con ellos, no os vais a arrepentir.

Y vosotros ¿cultiváis vegetales en casa? ¿te ha gustado el artículo? Cuéntamelo en los comentarios, dale al me gusta y comparte en las redes sociales. Y ya sabéis…si se acaba el mundo, que nos pille en la cocina (o en el huerto)