Hojaldre de fresas y crema a la canela

¡Hola canallas!

Esta semana volvemos con un postre que tiene como protagonista una de mis frutas preferidas: la fresa y, aprovechando prácticamente el inicio de su temporada, decidí comprar una caja grandota a mi frutero de confianza. Las fresas nunca sobran en nuestra nevera, podemos hacer de todo con ellas: compotas, helados, mermeladas, batidos, etc…y no sólo postres, también pueden usarse en recetas saladas, como ya veremos próximamente. Además de ser deliciosas, tampoco debemos olvidar sus cualidades nutricionales: son bajas en calorías (30 kcal. cada 100 gr.), diuréticas y una muy buena fuente de vitamina C, E y carotenos. Y es que, además, esta fruta primaveral emparentada con la familia de las rosas, también parece ser positiva para el cuidado de la piel, como ya sabía Teresa Cabarrús (Madame Tallien), destacada figura de la corte del emperador Napoleón y de origen español, que se bañaba en zumo de fresas para cuidar su cutis. Yo prefiero comérmelas.

Además de las fresas, el otro protagonista de esta receta es la crema pastelera. Yo, en este caso, he utilizado la receta de la compañera  Olga, del blog  Nina´s Kitchen (http://ninas-kitchen.blogspot.com.es/), y le he dado un toque diferente, aromatizando la leche con canela en vez de vainilla y, he de decir, que la combinación, junto a las fresas y el hojaldre, es bastante buena.

Bueno, pues sin más dilación os presento los ingredientes para la receta.

Ingredientes (Para una tartaleta de 25 x 15 aprox.)

– 1 plancha de hojaldre (recomiendo Buitoni rectangular)

-300 gr. de fresas

-Para la crema pastelera: 1/2 l. de leche, 1 rama de canela, 100 gr. de azúcar, 40 gr. de maicena, 4 yemas de huevo.

Empezamos por preclanetar el horno a unos 220 ºC. Mientras tanto, cortamos la masa del hojaldre al tamaño deseado. Con los sobrantes, cortamos tiras de medio centímetro de anchura que pegaremos con la ayuda de un poquito de agua en los laterales, lo que nos permitirá, una vez horneado, crear un espacio para rellenar con la crema. Pinchamos la base de la tartaleta y colocamos algo de peso para que no se levante (yo use un trocito de papel de plata con unas judías pintas encima). Horneamos 10 minutos, o hasta que se dore. Sacamos del horno y reservamos.

Por otro lado, vamos a preparar la crema. En un cazo calentamos la leche junto con la rama de canela hasta que hierva, momento en el que apagamos y dejamos infusionar hasta que se enfríe. En un bowl, mezclamos las yemas, el azúcar y la maicena. Una vez fría la leche, retiramos la canela y añadimos, sin dejar de mover, a la mezcla de huevos, azúcar y maicena. Una vez bien integrado, añadimos todo en una cacerola y calentamos a fuego muy lento sin dejar de remover, hasta que espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar en la nevera cubierto con papel film en contacto directo con la crema para que no se seque.

Una vez fría la crema, montaremos el postre. Cortamos las fresas en laminas muy finas, cuanto más mejor y reservamos. Sobre el hojaldre y con ayuda de una manga pastelera, rellenamos el hueco formado con la crema pastelera. Por último, añadimos las fresas finamente cortadas. Podemos decorar con azúcar glas, chocolate rayado o, como en este caso, con canela en polvo.

¡Y ya está! este postre frío, aunque algo calórico, es perfecto para rematar una cena ligera,de esas que ya van apeteciendo con este fantástico clima primaveral ¿no os parece?

Y a ti ¿te ha gustado la receta? ¡Pues déjame un comentario, dale a “me gusta” y comparte en las redes sociales!

Un abrazo cocinillas y ya sabéis…si se acaba el mundo, que nos pille cocinando.

23032017-IMG_1841