Flan de leche de coco especiado

¡Hola cocinillas!

¡Mi primera receta! y como no, empezamos por algo dulce. Como veréis en futuras publicaciones, no soy muy “fan” de la repostería ni de la cocina dulce, pero como no voy a cumplir los antojos de mi mujer…¡a ver si me va a salir el niño con “cara flan”!

Hoy os traigo una receta sencilla, un flan de toda la vida, pero con unos toquecillos que lo hacen especial, aprovechando un brick de leche de coco que, en próximos días, iba a acabar en el cubo de basura y unas cuantas especias. El resultado: un postre rico, con un profundo sabor a coco y nada empalagoso. ¿Os animáis a hacerlo en casa? ¡Pues vamos con la receta!

Ingredientes (para unos 8 moldes individuales de flan)

– 400 ml. de leche de coco
– 3 huevos
– 50 gr. de coco rallado
– 1 cucharadita de esencia de vainilla
– 100 gr. azúcar moreno
– la piel de medio limón
– 4 vainas de cardamomo
– 1/2 litro de agua para el baño maría (dependiendo del recipiente que utilicéis)
– 50 gr. de azúcar moreno y 2 cucharadas de agua (para el caramelo)

Empezamos precalentando el horno con el recipiente para el baño maría y el agua a unos 200 ºC, calor arriba y abajo. Mientras tanto, vertemos la leche de coco en una cacerola y calentamos a fuego lento junto con las vainas de cardamomo, la esencia de vainilla,el azúcar y la piel del medio limón, hasta que casi empiece a hervir. Apagamos el fuego y dejamos infusionar hasta que se enfríe (unos 20 minutos).

En este tiempo, podemos ir preparando el caramelo. Añadimos el azúcar en una cazuela y calentamos a fuego lento, junto con las dos cucharas de agua y NO removemos. El caramelo poco a poco se disolverá y tomará un color más oscuro. Cuando empiece a espesar, apagamos el fuego y lo vertemos en el fondo de las flaneras.

Una vez fría la leche de coco, retiramos las especias y la piel del limón y añadimos los huevos previamente batidos y el coco rallado. Mezclamos bien (a mano, si no el flan quedará con “burbujas”) y vertemos la mezcla en las flaneras individuales. Las introducimos en el baño maría durante 30 – 45 minutos (dependiendo del horno). Una vez pasado este tiempo, introduciremos un palillo de dientes en los flanes y, si sale seco, estará listo. Dejamos enfriar en la nevera durante 2 ó 3 horas y desmoldamos.

Para la decoración de caramelo crujiente, he utilizado la misma cantidad que en el caramelo anterior, pero dejándolo un punto mas espeso sin que llegue a quemarse y añadiendo un chorrito de zumo de limón. Una vez preparado, dejaremos que se enfríe un poco y lo verteremos sobre un papel de horno haciendo la forma que más nos guste. Dejamos solidificar y lo retiramos del papel con cuidado.

¿Qué tal? ¿os ha gustado? Si la respuesta es sí, objetivo cumplido. Os animo a que dejéis vuestros comentarios y compartáis la receta en las redes sociales.

Un gran abrazo para todos y ya sabéis…si se acaba el mundo, que nos pille cocinando.